Punto y raya.

0

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Ya le tenía ganas yo a un post de agua salada. Sin duda el entorno en el que tengo más experiencia, más documentación propia y más afición.

Y este se lo dedico a una vieja amiga de inmersiones, una pieza crucial en cualquier mosaico fotográfico desde el Mar Rojo al Indico. La achaparrada raya de puntos/motas azules cola de cinta o Taeniura lymma para los listos.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Esta “raya” irónicamente esta cubierta de “puntos”, además azules. Es bonita, no demasiado huidiza y de un tamaño medio (sobre los 60cm de diámetro). Como todas sus parientas viven con la panza pegada a la arena y se alimenta de moluscos, peces y crustáceos que viven enterrados en la misma.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Empatizando con alguna de sus víctimas, imagínate que eres un almeja, lo que tiene que ser vivir en la oscuridad y seguridad de tu rincón bajo la arena. Sacando un pequeño sifón por encima de la superfície entre tus dos conchas para ir filtrando los pequeños organismos de los que te alimentas. De golpe… algo tapa la entrada de tu sifón… el suelo vibra… tu entorno entra en un tornado de arena, agua y partículas de limo, eres succionado contra algo blando y blanco, aparecen una placas duras que aprisionan tu caparazón protector y revientan tu concha en mil pedazos… toda tu vida pasa por delante, desde que eras una larva planctónica…

…mueres.

Desde este punto de vista… esta preciosidad  moteada no parece tan “inofensiva”, sin embargo también ella tiene sus hormas de zapato rondando el mar.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Si fueras una raya, tus primos segundos los tiburones, a pesar de compartir con ellos rama en el árbol taxonómico y esqueleto cartilaginoso en tu interior, no son otra cosa que aquellos parientes que no solo te hastía ver, sino que además te pueden arruinar el día y definitivamente la vida.

 

 

Contra estos y otros depredadores, las rayas disponen de 2 sistemas de protección, a saber:

  1. Mediante un ágil y controlado movimiento del cuerpo y especialmente de su contorno, se cubre a si misma de arena, dejando solamente los ojos a la vista de cualquiera.
  2. Como todas sus compañeras de familia, está armada con un aguijón venenoso en la parte superior de su cola. Cuando se siente amenazada es capaz de clavarlo en su adversario con bastante destreza. Pero esto no hace falta concretarlo, a estas alturas ya todo el mundo conoce el desgraciado sino de Steve Irwin.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

 

A mi querida amiga me la he encontrado habitualmente en el Mar Rojo. Sin embargo en el Indopacífico, Celebes y Andaman he topado con su alter ego la Raya de puntos azules (Dasyatis kuhlii), no, no le sobra una “i” ni me he repetido en el nombre común. Técnicamente la prota de este artículo es Raya de puntos azules cola de cinta. 

Aquí os dejo una foto de un ejemplar de Raya de puntos azules (a secas) de cuando se buceaba en blanco y negro, realizada en Koh Rachai (Tailandia), tengo otra foto en la playa de Mabul en Borneo, pero si esta es de mala calidad… la otra no se distingue si es una raya o un guacamayo jacinto.ippSin duda, no es tan atractiva como su pariente egipcia, pero ya se sabe, los árabes siempre han tenido un sentido de la estética muy desarrollado.

Bueno, para dar punto y FINAL a esta parrafada, os dejo un pequeño vídeo filmado en una sesión de snorkel en Jackson Reef en el Estrecho de Gubal, frente a las costas de la Península del Sinaí.

 

El culpable de esto

¿Sin opiniones?

Uoh! ¿te apetece leerte otro?

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE