El pez budista y su verdadero yo.

9


buddhistfish-001

¿Mamá, qué pescado es este? Cariño, esto es filete de panga. ¿Que es panga? ¿…?

Hace ya unos años, que en nuestras vidas, ha aparecido un pez tan popular y polémico como desconocido.

La crisis y los evidentes síntomas de sobreexplotación masiva de los caladeros han abierto las puertas del mercado mundial a un pez simbólico en su tierra pero totalmente desconocido fuera de ella. Nuestro invitado tiene muchos nombres locales (como la mayoría de peces) y es conocido por:

Tiburón malayo, pangasius, panga, buddhist fish, basa, tiburón iridiscente, swai, pez gato estriado, pez gato thailandés, etc…

Lamentablemente este pobre, sacrifica su vida por incorporar pescado a nuestra dieta a precio de saldo, pero muy poca gente conoce su historia y orígenes. Y eso señores, como poco es una falta de respeto por este pobre ser que se pasa su vida en aguas cenagosas, para acabar con un gastronómico final no muy digno, porque no me negaréis que la mayoría, solo le dais un chorrito de limón, aceite y lo mandais de cabeza al microondas (no hay narices de hacerlo delante del sr. Chicote…).

A quién le haya tocado la fibra, puede seguir leyendo y remendar lo anterior (Nota al lector: pasad olímpicamente de leer los nombres en latín que se os hará más ameno en mazacote).

El género Pangasius (familia pangasiidae) son peces estrictamente de agua dulce y puntualmente salobre,  está compuesto actualmente por 25 miembros. Osea, que tenemos 25 pangas para elegir, pero obviamente no todas tienen un uso comercial.

El primer contacto que tuvo regular de este pobre desgraciado con el ser humano fue con los monjes budistas del sudeste asiático. Estos adoptaron a este silúrido como mucho de nuestro campesinos tenían a los cerdos (y no, jamón de panga no hay), era una “reciclo-mascota” en toda regla. Los tenían en pozas donde les lanzaban los restos de la comida, estos arduos y voraces cometodo, hacían precisamente eso, comer de todo y engordar. Tanto, que eso les llevaba al siguiente estadio de su vida: El fileteado.

Paseando hace años ya (1998) por los alrededores de Lopbury ( centro rural de Tailandia) me tropecé con el enésimo templo budista (los que han visitado este país saben a lo que me refiero), pero este me proporcionó lo que buscaba en todos ellos, una foto de tan curiosa mascota (probablemente era el único grillao que entraba en templos compulsivamente buscando peces).

IMG_9984Además estos tenían un tamaño ya considerable. Y esto me lleva al siguiente factor importante cuando alguien habla de los pangasius (típico tema de debate en sobremesas de todo el país). El tamaño.

Los miembros más pequeños, rondan los 50cm y comparten destino como mascotas, ya que es una especie tradicional de la acuariofilia, por su fácil cuidado (aguantan más que sus dueños) y su gran parecido a los admirados tiburones (sin tener ningún parentesco con los dentados protagonistas de miles de películas). Voraces, comen como la mayoría de siluridos todo lo que les entre por la boca y lo que no entra, se empuja hasta que lo haga. No són animales especialmente sibaritas (igual que tampoco es de sibaritas comérselos a ellos, ya lo he dicho).

Río Chao Phraya en su paso por Bangkok. No sé si habría muchos pangasius gigantes en esa zona, pero desde luego caber, cabrían.

Río Chao Phraya en su paso por Bangkok. No sé si habría muchos pangasius gigantes en esa zona, pero desde luego caber, cabrían.

Pero de los 25 pangas disponibles en el catálogo de la naturaleza (¡toma frase bonita!), tenemos 2 que son especialmente “tochos”. El pez gato del Chao Phraya (Pangasius sanitwongsei) río que cruza Bangkok, llega a unos nada 3 metros de longitud y cerca de los 300 kilitos de ricura. Y su primo directo el Pez gato del Mekong (Pangasianodon gigas) que con el mismo peso llega a los 3,2m.

Pez Gato del Chao Praya (esta foto evidentemente no es mía).

Pez Gato del Chao Praya (esta foto evidentemente no es mía).

En total se distribuyen desde Pakistán hasta la isla de Borneo. Viviendo en ríos de curso lento o estuarios, así como lagos y lagunas. En Borneo los he encontrado en modo granja habitualmente en charcas y balsas junto a otro compañero de menú, el gurami gigante (Osphronemus goramy) pero este anabátido lo dejo para otro día.

Sin embargo, tenemos 2 especies que son las habituales de las neveras de los grandes supermercados, el Pangasius hypohthalmus y el Pangasius bocourti . Este primero de mayor calidad (tampoco es para tirar cohetes). Y estos pobres, son los que levantan ampollas y la polémica a todas las fiestas que acuden. Hace tiempo que se rumorea de la dudosa capacidad de los países con las mayores granjas de estos peces en controlar donde y como se engordan. Pero en eso no voy a entrar, ya que este Blog no va de comercio ni de medioambiente, pero os dejo dos videos, uno de como están algunas granjas estructuradas y otro de como otras o las mismas se venden o son.

Tampoco voy a entrar en la polémica de la competencia desleal a nuestras empresas acuícolas, ni nuestras flotas pesqueras, ni en el equilibrio consumo-población salvaje, ni si más vale barato de vivero que caro de anzuelo, etc… cada uno con su visión que piense y haga lo que quiera.

Pez gato del Mekong y un amigo de natación. Foto de google.

Pez gato del Mekong y un amigo de natación. Foto de google.

Solo espero que a partir de ahora, cuando veáis una bandeja con filete de panga, lo mires con cariño, diciendole por la ranura del poliexpan: ¡Yo, si sé quién eres!

Otro día más.

El culpable de esto

9 comments

  1. Cabre 18 febrero, 2014 at 15:45 Responder

    ¡Buen texto!
    Cuado se habla del (¿la?) panga solo se dice que es un pez malo para la salud por venir de las piscifactorías de Asia; como si fuese un pez mutante nacido de los residuos tóxicos de la china maoista o de la posguerra vietnamita.
    Y no joder, es un pez, un pez normal; lo estuvimos llamando pez gato y teniéndolo como algo típicamente chino hasta que apareció en la sección de congelados del Día.

    • Marc Bugés 18 febrero, 2014 at 15:49 Responder

      Es lo que he intentado redactar en el blog. E incluso recuerdo no hace mucho con un amigo que trabaja en Caladero (Mercadona) que no se creía que era de agua dulce y era un pez gato. Un saludo.

  2. Machete 18 febrero, 2014 at 19:37 Responder

    Yo tuve durante un par de años dos pangasius sanitwongsei y, creo que es uno de los mayores errores que cometí siendo acuarófilo.

    Ni por mucho tamaño de tanque que pretendas instalar es un pez adecuado para ser una mascota, para que os hagáis una idea en 500l estaban agobiados en esos dos años, además de ser un pez extremadamente nervioso, escurridizo y que está acostumbrado a vivir en zonas pantanosas con fango y juntos en los que ocultarse

    Llegaron a morderse entre ellos, lacerarse y estrellarse contra el cristal provocándose heridas abiertas en el morro

    Ni se os ocurra comprar uno, es un bicho que debe de vivir en la naturaleza

    PD: no he comido panga en mi vida!!!

    • Marc Bugés 18 febrero, 2014 at 19:44 Responder

      Estoy totalmente de acuerdo. La mayoría de silúridos que se comercializan en acuariofilia son descaradamente grandes para cualquier acuario doméstico. Un cordial saludo y gracias.

    • Marc Bugés 19 febrero, 2014 at 15:11 Responder

      Gracias, rectificado! ;)
      He buscado en google y según wikipedia también en España se usa “porexpan”, sin embargo el tercer link con la palabra porexpan es una empresa que se dedica al Poliestireno Expandido que tiene registrado el nombre de Porexpan como propio y no genérico.

Deja tu opinión

Uoh! ¿te apetece leerte otro?

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE