Arte pop emplumado de rosa.

0

Flamenco rosado¿Qué une a un ornitólogo ataviado con camisa de camuflaje metido en una caseta de madera con una cámara más larga que los dígitos de su cuenta corriente, en pleno Doñana y una adinerada mujer, aficionada a cuidar su cuerpo con dietas macrobióticas, a las gafas de pasta y con cierto gusto por la moda retro, descansando en su Loft en pleno West Village de Nueva York?

Obvio, los flamencos.

Sin duda un icono de la estética Pop desde los 50, gracias entre otros a un tal Don Featherstone que con sus flamencos de plástico causó furor en una creciente clase consumista en EEUU. No había jardín que se resistiese. Sinceramente hortera pero inmensamente superior en lo que a estética se refiere a la inquietante presencia de enanos de arcilla. Gente como Warhol, Picasso, Oldenburg, entre otros aprovecharon la imagen de este Phoenicopterus roseuse incluso muchos los recordaremos en la entrada de la serie Corrupción en Miami. Flamenco rosado Por otro lado… los Flamencos son la fiesta de los deltas y humedales. Cuando se oyen flamencos, se augura una deliciosa jornada ornitológica. Agradecidas fotos, un ambiente muy ruidoso y por lo tanto poco habitual en estos sitios, incluso en épocas de migración. Son el icono de eso, de la migración. Vuelo elegante, ruido cómico, color original y sobretodo un comportamiento social bastante ajetreado. Son muy celosos y un tanto camorristas.

De todas formas… no nos engañemos, la evolución ha jugado su carta más arriesgada con el pobre bicho. Quiero decir, que cuando un evolucionista con su idea absurda de la aparición de los animales quiere poner en jaque a un darwinista, solo tiene que soltar 2 palabras: Ornitorrinco y Flamenco.

Hablamos de un pájaro que equipado con un pico que recuerda mucho al “bocamen” de una Ballena franca (Eubalaena australis), y claro como no solo es apariencia, la especialización de dicha herramienta es prácticamente la misma que para el corpulento cetáceo; filtra cosas pequeñas de un liquido.Flamenco rosado De eso se alimenta el señor flamenco, de pequeños crustáceos y algas que viven suspendidos en el agua o limo de los humedales, por eso su exagerado cuello y sus irrisorias patas. Porque no negareis que cuando observáis este sufrido pájaro no da grimilla esas patas tan largas y escuchimizadas. En la mente al verlas oímos un “crack” seco y espeluznante. Tiene que ser una agonía vivir con esos dos “quebradizos” palos por patas.

Es bastante divertido ver como van zarandeando su cabeza metida en el agua, filtrando y engullendo pequeñas porciones de alimento durante gran parte del día. Sin duda un ejemplo de estilismo, con una alimentación muy ligada al equilibrio ecológico del hábitat y especialmente a su capacidad de albergar nutrientes.

Flamenco rosado

Flamingos by Anna Wright

Por todo lo citado, ver un Flamenco debería esbozar una sonrisa a ecologistas, ornitólogos y retro fashion victims.

Otro día más.

El culpable de esto

¿Sin opiniones?

Uoh! ¿te apetece leerte otro?

IMG_6967-001

En la mesa no hay amigos.

Este video lo capté mediante fototrampeo hace ya un tiempo. Sin duda es unos de los videos más impactantes que he conseguido directamente en el monte. Un ...
Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE