No hay patas, no hay lagarto.

1

 

IMG_2189-001

Ocurre muy a menudo, uno pertenece a un grupo por clasificación pero no cumple de los estereotipos del mismo, es rechazado por “su grupo” y a la vez considerado de él por los de los otros grupos…

Ejemplo:

Vives en Montgomery (Alabama) pero no eres gordo, tu piel es delatadora, no masticas tabaco, vocalizas de forma clara el inglés y ni mucho menos le plantarías cara a un tornado. Todo esto porque naciste y te criaste en un pueblecito en Ciudad Real. Bien, en Alabama eres “El Español”, da lo mismo los años que pasen, seguirás siendo “El Español”. Eso no sería un problema si no fuera porque un día decides ir de vacaciones a tu pueblo de Ciudad Real, y al llegar además de las bromas con relación a la película de “Bienvenido Mr. Marshall” te empiezan a apodar “El Americano”.  En resumen… es oficial, te acaban de desarraigar de cuajo.

Perteneces al limbo de los gentilicios.

Pues eso mismo es lo que le pasa a nuestro compañero de hoy… el Lución (Anguis fragilis).

IMG_2185-001

Si hubiera un fiesta anual de lagartos, al llegar a la puerta, al Lución lo pararían los encargados de seguridad de malas maneras y soltarían la popular frase “Solo lagartos”. Indignado, nuestro amigo levantaría la cabeza y exclamaría “Soy un lagarto ápodo”… confusión… repaso visual al lagarto ápodo… confusión de nuevo… y chismorreos acompañados de mofas.

Ser un lagarto sin patas es como ser un pájaro sin alas o un pez sin aletas, y eso no es moco de pavo.

Por lo general, toda evolución tiene una explicación rápida y relativamente fácil basada en la OPTIMIZACIÓN del bicho en cuestión. Pero a este pobre, y dándole muchas vueltas, lo de la optimización no se le aprecia por ningún lado.

Es lento, terriblemente lento, muchísimo más que sus tocayas estéticas las serpientes. No tiene veneno ni una mordedura poderosa (a no ser que seas una babosa de 3cm). En treméndamente delicado al tacto y solo cuenta con soltar su cola en caso de peligro. Pero claro, si no corres igual tampoco sirve de mucho, digo yo.

A diferencia (otra más) de lagartijas y lagartos, no soporta el sol, ni el calor, más bien prefiere las horas crepusculares y nocturnas en zonas de bosque cerrado con mucha hojarasca y humedad.

IMG_2181-001

 

Entonces los taxónomos ¿porqué se emperran en llamarlo lagarto? Porque tiene parpados. ¡Tate tu la diferencia! sobretodo cuando la mayoría de la gente al ver uno entre gritos y saltos dudo que le vaya a mirar los parpados y evitar así que corra el mismo destino habitual de los encontronazos con serpiente. Morir apaleado o apedreado, a elegir.

Mi hija de 3 años, con cierta curiosidad al tocarlo dijo casualmente: Es de cristal!

Ya que en algunas zonas del país se le conoce como culebrilla de cristal. Ahí si que fallé contra la primera ley de todo aficionado a la zoología y que nos diferencia del resto de mortales: Llamar los animales por su nombre. Y le dije que era una serpiente, pero esto tiene dos justificaciones:

A.- Llevamos varias semanas buscando serpientes en nuestras excursiones, y para una vez que encontramos algo que le da el pego… pues eso.

B.- Tengo como meta personal evitar que desarrolle miedos irracionales hacia cualquier bicho, especialmente insectos y serpientes. Y para esa función el Lución me vino de perlas, porque no amenaza con la boca abierta, no muerde, es tranqui y sobretodo tiene cara de buen rollero, a pesar de que no le dejen entrar en las fiestas o los maten a palos por los humanos.

Ya lo sabéis, la única especie a la que se puede tachar de algo mediante estereotipos es a los políticos.

IMG_2190

Otro día quizás algo con patas.

 

El culpable de esto

1 comment

  1. Jan Röle 5 marzo, 2015 at 19:24 Responder

    No tenia ni idea! :) Acabo de toparme con tu blog y es de lo más interesante… Muchas gracias por estas pequeñas lecciones para los que no tenemos tantos conocimientos del medio natural, a mi, me van a venir de perlas para ir aprendiendo cositas… A ver si encuentro un Lución y lo puedo llamar por su nombre! :)
    Gran trabajo!!

Deja tu opinión

Uoh! ¿te apetece leerte otro?

IMG_9949-001

Mi familia y otros animales

Gerald Durrell era mi ídolo de niño. Él, con sus viajes migratorios familiares, acabando en tierras remotas e interesantes, donde capturaba pequeños reptiles, insectos palo ...
Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE