Cuando la Abubilla supera a la amistad.

2

IMG_3180-001Tengo la fortuna o desgracia de contar con algunos amigos desde la infancia, y algunos de esos amigos, que todo y madurar, cambiar y/o evolucionar, siguen ahí, afines. Mantener una amistad de cuando eras pequeño, muy pequeño, no solo es algo digno de mención, sino que además es poco frecuente. Sin embargo, a los largo de estas 3 décadas de amistad… en algún momento las cosas no fueron bonitas, ni amistosas.

Recuerdo una romería con la escuela, si habéis leído bien: romería. En mi colegio no hacíamos excursiones, ni siquiera salidas culturales, “disfrutábamos” de algo llamado romerías. Mi colegio estaba rodeado de campo y bosque… eso es una suerte siempre y cuando, las excursiones no fueran romerías. Ya que implicaba ir rezando el rosario (o al menos aparentarlo) todo el camino de ida y de vuelta.

No se contemplaba la naturaleza, se pasaban las cuentas del rosario con el dedo, con la mirada perdida en el suelo, “rezando” para que todo eso acabara lo antes posible.

Pero en una de ellas… pasó algo.

Como era de esperar, la función de las romerías eran llegar a una hermita y seguir rezando. Pero en algún momento teníamos que comer. Y eso se hacía en un descampado. Y después había descanso, hasta reemprender la vuelta y el rosario. Así que al menos contábamos con 45 minutos para hacer el indio en medio del campo, o al menos desquitarnos un poco de tanta oratoria.

La mayoría, al verse con 45 minutos libres, en un descampado, como ya habréis adivinado se dedicaba a jugar el reglamentario partido de fútbol. Pero los chicos del maíz y los raritos, cuando vemos un entorno tan campestre se nos ocurren otras cosas.  Los chicos del maíz queman a gente adulta o los torturan y los raritos (ahora freakies) buscamos cualquier distracción lejos del “esférico” de Oliver y Benji.

En una de estas, yo estaba distraído buscando cualquier cosa que meter en un frasco de cristal y vanagloriarme del hallazgo cuando… él, que todavía hoy en día es uno de mis mejores amigos (de ahora en adelante “F”) apareció corriendo con algo entre las manos, con toda una estela de niños gritando de la emoción. Evidentemente me uní a esa estela de groupies desbocadas hasta llegar al origen de tal alboroto.

Lo recuerdo como si fuera ayer. “F” tenía en el regazo, envuelta en sus manos un ejemplar adulto de Abubilla Upupa epopsA día de hoy todavía no he tenido la oportunidad de ver otro ejemplar tan cerca. “F” se me acercó para preguntarme que era o para enseñarmelo, no recuerdo exactamente.

(Música drama mode on)

Le pedí que me dejara la Abubilla, mientras intentaba disimular mi nerviosismo ante tal posibilidad e incluso extendí los brazos y…

“F” se negó.

Abubilla (Upupa epops) en el Galacho de la Alfranca (Zaragoza)

Abubilla (Upupa epops) en el Galacho de la Alfranca (Zaragoza)

“F” Se giró y salió corriendo huyendo de mi solicitud y de la horda de niños alborotados, bajo el argumento “dejarla tranquila, que sino se va a morir”.

Yo me quedé ahí, quieto… pazguato.

Nunca más supe de ella.

Han pasado 30 años. Quizá alguno más. Entre copas de vino con “F” sale el tema regularmente, pero yo sigo esperando el día, en que alguien me ofrezca sostenerle una Abubilla… hacer un selfie… y enviárselo por whatsapp a “F” y cerrar el karma.

Usando su pico adaptado a extraer desafortunadas larvas de la corteza.

Usando su pico adaptado a extraer desafortunadas larvas de la corteza.

Otro día más traumas pero con menos rencor.

P.D: “F” me debes una Abubilla.

No olvides 1) Compartirlo 2) Comentarlo 3) Volver ;)

 

El culpable de esto

2 comments

  1. Juan 11 abril, 2015 at 10:09 Responder

    Hola compañero, soy de Galicia y pasaba temporadas de chavalín en una aldea con mis tios. Por allí andaban las preciosas abubillas y mi tía siempre decía: “as bubelas xantan merda de cristiano” es decir “las abubillas comen mierda de cristiano” jajajaj se me quedó grabado. Saludos ;)

Uoh! ¿te apetece leerte otro?

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE